Las 10 mejores prácticas de seguridad de red para implementar hoy

Prácticas de seguridad de red
5

Resumen

Incluso a medida que mejoran las técnicas de seguridad, los atacantes se están volviendo más expertos. Conoce las 10 mejores prácticas de seguridad de red y cómo pueden mantener tu red segura.

Las tecnologías de respuesta de seguridad están mejorando, en parte gracias a las innovaciones en áreas como el aprendizaje automático y la automatización. Sin embargo, los ciberdelincuentes son igualmente expertos en explotar los avances técnicos para sus propios intereses. Esto hace que sea crucial para las empresas tener todas sus bases cubiertas con las mejores prácticas para garantizar que cuentan con las políticas, metodologías y procedimientos adecuados para mantener una defensa sólida contra las amenazas.

Con este fin, las organizaciones de TI más eficaces adoptan las mejores prácticas de seguridad de red para maximizar la efectividad de su seguridad y proteger sus activos. Las siguientes son 10 mejores prácticas esenciales que toda organización debería usar para salvaguardar sus empresas hoy en día. Ten en cuenta que estos esfuerzos deben ser continuos para tener éxito. Además, estas prácticas deben revisarse periódicamente para medir su efectividad y, cuando sea necesario, ajustarse si las circunstancias cambian.

1. Auditar la red y verificar los controles de seguridad

El conocimiento es esencial para mantener un entorno seguro. Para tener una perspectiva precisa sobre la postura de seguridad de una empresa determinada, la organización de TI debe realizar una auditoría de la red. Al auditar, los profesionales de TI pueden lograr lo siguiente:

[anuncio_b30 id=1]
[anuncio_b30 id=2]

  • identificar posibles vulnerabilidades que deben corregirse;
  • encontrar aplicaciones no utilizadas o innecesarias que se ejecutan en segundo plano y que pueden eliminarse;
  • determinar la fuerza del firewall y la validez de su configuración;
  • medir el estado de los servidores, equipos, software y aplicaciones en red;
  • confirmar la eficacia general de la infraestructura de seguridad; y
  • juzgar el estado de las copias de seguridad del servidor.

Una auditoría no debe ser un evento único sino, más bien, una actividad que se realiza de manera consistente a lo largo del tiempo.

2. Revisar y comunicar las políticas de seguridad

Tener una política de seguridad pragmática y válida es esencial para garantizar una postura de seguridad sólida. Con demasiada frecuencia, las organizaciones no revisan las políticas para asegurarse de que abordan los requisitos operativos comerciales actuales y las condiciones de seguridad. Y, desafortunadamente, con demasiada frecuencia, las empresas no comunican estas políticas tanto al personal de TI como, cuando corresponde, a los usuarios finales. Las organizaciones como el Instituto SANS publican documentos de referencia que los profesionales de TI pueden usar a medida que reexaminan y actualizan políticas, como tener una directiva formal sobre instituir y ejecutar cambios.

3. Hacer una copia de seguridad de los datos e instituir un plan de recuperación

Desafortunadamente, las empresas están operando en un entorno de amenaza donde la pregunta no es si sino cuándo se van a violar sus entornos. Enfrentarse a esta realidad significa que es fundamental hacer una copia de seguridad de los datos tanto importantes desde el punto de vista operativo como altamente sensibles. A medida que los ataques de ransomware se vuelven más amenazantes, afectando a organizaciones de todas las industrias, es igualmente importante tener dentro de las mejores prácticas de seguridad de tu red una estrategia de recuperación que minimice el tiempo de inactividad y limite los costos.

4. Cifrar datos críticos

El cifrado de datos es otro elemento vital para proteger la información más valiosa y sensible de una organización. Las organizaciones de TI necesitan evaluar periódicamente las clasificaciones de datos y emplear cifrado cuando sea apropiado. Las VPN pueden proporcionar otra capa de protección para los empleados que pueden tener que acceder a archivos confidenciales desde ubicaciones remotas.

5. Actualizar el software antimalware

El software antivirus o antimalware desactualizado es uno de los vacíos más comunes en la seguridad empresarial. También es uno de los más fáciles de abordar. Los profesionales de seguridad deben realizar verificaciones periódicas en su software antimalware, asegurando que todos los dispositivos estén ejecutando el software de seguridad más actualizado. TI también debería automatizar su gestión de parches siempre que sea posible.

6. Establecer los controles de acceso adecuados y emplear la autenticación multifactor

La administración de acceso efectiva comienza con tener las políticas correctas establecidas para dictar qué usuarios y dispositivos tienen el derecho de entrada a qué recursos. Emplear sistemas de gestión de acceso y acceso privilegiado para controlar quién puede recuperar información es esencial. La gestión eficaz de contraseñas también forma parte de las mejores prácticas de seguridad de red. Las contraseñas deben tener al menos 10 caracteres de longitud y cambiarse con frecuencia. Los sistemas de administración de contraseñas pueden ayudar a simplificar este proceso. La autenticación multifactor es otra herramienta importante, ya que valida que solo el usuario adecuado tenga acceso al recurso adecuado.

[anuncio_b30 id=3]

7. Establecer y comunicar una estructura de gobierno de seguridad

El cumplimiento no necesariamente equivale a seguridad, pero puede proporcionar una guía importante sobre cómo protegerse contra los riesgos. Los organismos reguladores, como la Organización Internacional de Normalización (ISO) y el Consejo de Normas de Seguridad de la Industria de Tarjetas de Pago, describen la importancia de establecer una organización que especifique quién es responsable de administrar la seguridad y responder a los eventos de seguridad cibernética. Las organizaciones de TI deben definir las responsabilidades respectivas que las personas tienen para gestionar los riesgos y reaccionar ante los incidentes. Realizar evaluaciones periódicas de riesgos puede ayudar a las organizaciones a priorizar la corrección de vulnerabilidades y minimizar el tiempo de inactividad.

8. Educar a los usuarios finales

En una era en la que los ataques de phishing son una metodología preferida de muchos hackers, es fundamental sensibilizar al usuario final. En una encuesta de 2017 sobre empleados corporativos realizada por Dell, más del 75% admitió que compartiría voluntariamente datos confidenciales bajo ciertas circunstancias. Los usuarios finales tienen una propensión a caer en ciertos tipos de ataques que imitan las comunicaciones normales. Y, a medida que los cibercriminales se vuelven más expertos en el uso del correo electrónico y otros factores de forma para reflejar estrechamente las interacciones profesionales, aumenta la probabilidad de que un miembro del personal sucumba a la amenaza. Para mantener a los empleados informados sobre el entorno de amenazas en evolución y las políticas de seguridad corporativas asociadas, la educación del usuario final debe ser un proceso continuo que sea una parte intrínseca de la cultura de una empresa.

9. Tener un sistema de mantenimiento para la infraestructura de seguridad

Las organizaciones de TI deben abordar la seguridad como un esfuerzo continuo que requiere comprobaciones continuas para asegurarse de que todos los sistemas y controles funcionen correctamente. Como resultado, las empresas deben tener procedimientos establecidos para garantizar que su infraestructura esté actualizada y en buen estado de funcionamiento. Los sistemas de seguridad deben ser monitoreados y ajustados cuando ocurren incidentes. Finalmente, las organizaciones de TI deben adoptar mecanismos que aprueben y comuniquen los cambios en las políticas y prácticas de seguridad.

10. Mantenerse informado

Requisito general para establecer las mejores prácticas de seguridad de red es tratar la disciplina como un esfuerzo continuo. Esto se extiende a estar al tanto de los cambios en el entorno de amenazas. Eso significa que el personal de seguridad y los profesionales de TI deben comprender cómo los ciberatacantes están ajustando sus métodos. También deben mantenerse al día sobre los avances en la identificación y mitigación de amenazas. El objetivo debe ser aplicar los aprendizajes de incidentes pasados ​​para limitar los efectos negativos de eventos futuros.

¡Listo! Sigue visitando nuestro blog de curso de redes, dale Me Gusta a nuestra fanpage; y encontrarás más herramientas y conceptos que te harán todo un profesional de redes

Deja un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

¿Quieres aprobar la certificación Cisco CCNA?Sí, quiero!
+ +